BLOG ODONTOFAM

Hombre joven tocandose la mejilla por dolor de muelas

Muelas del juicio ¿Qué quieres saber?

A cada persona le salen de una forma distinta. Mientras que a algunos les salen entre los 17 y 25 años de edad,  otros nunca las tienen en toda su vida.  ¿Deberías preocuparte si este es tu caso? ¿Es posible no tener muelas del juicio? ¿Significa esto que no se tiene una buena salud bucal?

Dicen que la sabiduría llega con la edad. Sin embargo, ¿tiene eso que ver con tener muelas del juicio?

A cada persona le salen de una forma distinta. Mientras que a algunos les salen entre los 17 y 25 años de edad,  otros nunca las tienen en toda su vida.  ¿Deberías preocuparte si este es tu caso? ¿Es posible no tener muelas del juicio? ¿Significa esto que no se tiene una buena salud bucal?

 

¿Qué son?

Las muelas del juicio se conocen en términos clínicos y dentales como los terceros molares. Normalmente, los seres humanos tenemos cuatro muelas del juicio ya que pocas personas desarrollan sólo una o dos. Sin embargo, en ciertos casos, es posible que nunca se formen y, a veces, falten.

Son los últimos dientes en salir y salen por la parte posterior de la boca, detrás de los últimos dientes. Estas muelas recibieron su nombre por el momento en que aparecen en la parte posterior de la boca, que suele ser entre los 17 y los 25 años.

 

¿Tenemos todas las personas muelas del juicio?

Como hemos comentado anteriormente, no todas las personas las tenemos. Un estudio muestra que hasta el 35% de las personas carecen de muelas del juicio. Hay dos razones principales por las que algunas personas no tienen muelas del juicio:

  1. Están presentes pero aún no han salido. Es posible que las muelas del juicio nunca salgan si están impactadas (no hay suficiente espacio para que crezcan) y pueden permanecer en el interior de la mandíbula durante muchos años.
  2. La ausencia de muelas del juicio está relacionada con los genes. Algunos estudios muestran que la evolución tiene un papel importante que desempeñar en la ausencia de las muelas del juicio ya que la expansión del tamaño del cerebro durante cientos y miles de años significó que la cabeza ya no era lo suficientemente grande para acomodar un cerebro más grande y dientes extra.

Por lo tanto, un cambio gradual en la estructura de la mandíbula no permite que un tercer molar se forme correctamente, ya que ya no son necesarios porque dependemos principalmente de nuestros primeros y segundos molares para masticar, por lo que la falta de los terceros no evitará que comamos sin dificultad.

Aquellos que se oponen a la evolución, le dan mayor peso al cambio en la dieta que se ha producido en los humanos y la higiene dental, descartando el papel de nuestras mandíbulas y cerebros en evolución. Sin embargo, con una simple comparación entre una mandíbula prehistórica y una mandíbula moderna, el espacio es visiblemente más pequeño.

 

¿Deberíamos preocuparnos si no tenemos?

Para nada. Su falta es común hoy en día y, de hecho, son los dientes que faltan con mayor frecuencia en la boca. Es posible que uno de sus padres o ambos, o incluso sus abuelos, hayan perdido estos dientes. La ausencia de muelas del juicio no afecta a nuestra eficiencia en la masticación y, de hecho, es una suerte, ya que significa que es menos probable que tenga problemas que necesiten un tratamiento adicional.

 

¿Qué son las muelas del juicio impactadas?

Con frecuencia se dice que las muelas del juicio están impactadas. Esto significa que no hay suficiente espacio para que crezcan en la mandíbula en una posición normal o que salgan en un ángulo o en un lugar inesperado. Esta mala posición puede causar dolor e infección (llamada pericoronaritis) e incluso si los dientes salen correctamente, sin ningún problema, existe la posibilidad de que surjan problemas en el futuro.

Una muela del juicio es difícil de limpiar, por lo que podría deteriorarse con el tiempo e incluso afectar a los dientes adyacentes. También hay un estudio que atribuye el apiñamiento de los dientes a las muelas del juicio; sin embargo, esto es motivo de debate en el mundo dental y hay evidencia que demuestra lo contrario.

¿Debemos extraer siempre las muelas del juicio?

La extracción sólo debe realizarse si existe una buena razón clínica para hacerlo como son: caries no restaurables en la muela del juicio, daños en el nervio no tratables, celulitis, abscesos e infecciones de la mandíbula, así como deterioro en los dientes adyacentes.

¿Quieres saber más? Si tienes dudas sobre si puedes necesitar algún tipo de tratamiento o extracción, contáctanos sin ningún tipo de problema y estaremos encantados de ayudarte 😉