BLOG ODONTOFAM

Halitosis o mal aliento, como prevenirlo

¿Por qué aparece la halitosis o mal aliento?

El mal aliento, o halitosis, es un problema que hay que tratar. Y es que puede causar muy mala impresión, sobre todo en ámbitos profesionales y en personales. La buena noticia es que el mal aliento a menudo se puede prevenir con unos sencillos pasos.

Muchos pacientes acuden a la consulta con la misma pregunta, ¿Por qué aparece la halitosis o mal aliento? y lo cierto es que por lo general nuestra respuesta siempre es la misma.

El mal aliento es causado por bacterias productoras de olores que crecen en la boca. Cuando no se cepilla los dientes ni usa hilo dental con regularidad, las bacterias se acumulan en los trozos de comida que quedan en la boca y entre los dientes. Los compuestos de azufre liberados por estas bacterias hacen que el aliento huela mal.

Bacterias que permanecen en la boca

Si no te cepillas los dientes ni usas hilo dental a diario, las partículas de alimentos pueden permanecer en la boca, lo que promueve el crecimiento de bacterias entre los dientes, alrededor de las encías y en la lengua. Esto causa mal aliento. Los enjuagues bucales antibacterianos también pueden ayudar a reducir las bacterias.

Fumar o masticar productos a base de tabaco también puede causar mal aliento, manchar los dientes, reducir tu capacidad para saborear los alimentos e irritar las encías.

Por otro lado, el mal aliento o el mal sabor de boca también pueden ser una señal de advertencia de padecer una enfermedad de las encías. La enfermedad de las encías es causada por la acumulación de placa en los dientes. Las bacterias provocan la formación de toxinas que irritan las encías. Si la enfermedad de las encías continúa sin tratamiento, puede dañarlas y hacer lo propio con la mandíbula.

Otras causas del mal aliento tienen que ver con los aparatos dentales mal ajustados, infecciones por hongos en la boca y las caries.

Asimismo, el problema de padecer la boca seca, conocido como xerostomía también puede causar mal aliento. La saliva es necesaria para humedecer la boca, neutralizar los ácidos producidos por la placa y eliminar las células muertas que se acumulan en la lengua, las encías y las mejillas. Si no se eliminan, estas células se descomponen y pueden causar mal aliento. La boca seca puede ser un efecto secundario de varios medicamentos, problemas de las glándulas salivales o respiración continua por la boca.

Así que para evitar el mal aliento, conviene acudir regularmente a revisiones dentales y mantener una correcta higiene bucal.

Reserva ya tu próxima revisión 😉