BLOG ODONTOFAM

La importancia de una buena higiene bucodental

¿Alguna vez tus dientes amarillentos te han impedido sonreír o tener una buena higiene bucodental? ¿O quizás tu sonrisa ha interferido con tu capacidad de transmitir confianza en tu entorno ? ¿Qué puede poner en peligro una buena salud bucodental? La respuesta es el sarro. El término sarro se refiere a las capas endurecidas de […]

¿Alguna vez tus dientes amarillentos te han impedido sonreír o tener una buena higiene bucodental? ¿O quizás tu sonrisa ha interferido con tu capacidad de transmitir confianza en tu entorno ?

¿Qué puede poner en peligro una buena salud bucodental?

La respuesta es el sarro. El término sarro se refiere a las capas endurecidas de depósitos de cálculo que recubren el esmalte de los dientes e impiden tener una buena higiene bucodental.

Estos depósitos calcificados se extienden hasta los dientes y hasta la línea de las encías, lo que aumenta el riesgo de enfermedad de las mismas. En un estado avanzado, cuando las bacterias presentes en la boca interactúan con las partículas de comida acumuladas entre los dientes, la reacción en cadena de las mismas produce una película pegajosa conocida como placa.

Si no se trata con una buena higiene bucodental, esta placa se endurece con el tiempo, formando sarro y decolorando los dientes.

¿Cómo afecta el sarro a los dientes y a las encías?

El sarro no solo daña la salud dental, sino que también debilita los dientes y las encías. Estos son algunos de los daños producidos por el sarro:

-Caries: la placa es la causa más común de caries y también el resultado del sarro endurecido.

-Dientes que están descoloridos o manchados: los depósitos de sarro en los dientes pueden hacer que la superficie del esmalte dental sea más porosa. Cuando esto sucede, cualquier alimento o bebida que se consuma, como beber vino, puede manchar fácilmente los dientes y poner en peligro una buena higiene bucodental.

-Mal aliento: También conocido como halitosis, el mal aliento es uno de los problemas más comunes asociados con la acumulación excesiva de sarro que prevalece en la boca.

-Periodontitis o enfermedad de las encías: la acumulación excesiva de sarro también puede provocar problemas de salud dental más graves, como periodontitis o enfermedades de las encías.

De ahí, la importancia de tener una buena higiene bucodental.

5 métodos naturales de eliminación de placa y sarro

Si solo tienes una pequeña acumulación de sarro y placa, para conseguir una buena higiene bucodental, puedes eliminarla fácilmente con cualquiera de los remedios naturales recomendados por nuestros dentistas.

Exploremos estas técnicas orgánicas:

Bicarbonato

Todo lo que necesitas es una cucharadita de bicarbonato de sodio y un cepillo de dientes. Una ventaja adicional de esta técnica es que puede ayudar a blanquear los dientes de forma natural. Todo lo que necesitas hacer es mojar el cepillo de dientes, aplicarle una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio y frotar bien ambos lados de los dientes y las encías. Recuerda dejar el bicarbonato de sodio en los dientes y en las encías durante al menos quince minutos antes de enjuagar.

Vinagre blanco

El vinagre blanco es otro método conocido para luchar contra las bacterias que causan el sarro en la boca. La naturaleza ácida del vinagre blanco lo hace muy eficaz para destruir las bacterias que se reproducen en la boca. También ayuda a prevenir infecciones. Este remedio casero consiste en mezclar un poco de sal, dos cucharadas de vinagre y una taza de agua tibia. Haz gárgaras con esta mezcla al menos una vez al día para eliminar el sarro presente en las diferentes partes de los dientes y las encías.

Cáscaras de naranja

Las cáscaras de naranja son otra forma efectiva de eliminar el sarro. La vitamina C presente en ellas contiene propiedades antimicrobianas efectivas que pueden atravesar capas de placa y sarro y matar el crecimiento microbiano entre los dientes. Para la aplicación, tritura las cáscaras de naranja y haz una pasta mezclándolas con agua. Luego, con la ayuda de un cepillo de dientes, aplica la mezcla directamente sobre los dientes y encías.

Glicerina y Aloe Vera

Tanto el aloe vera como la glicerina son herramientas ventajosas para promover nuestro bienestar. Pero, ¿sabías que también se pueden usar para eliminar el sarro? ¡Es cierto! Tanto el aloe vera como la glicerina son de los remedios caseros naturales más comunes para luchar contra las gruesas capas de placa y sarro que se acumulan en la boca. Además de esto, también puede ayudar a blanquear y dar brillo a los dientes. Para ello necesitarás mezclar una cucharada de gel de aloe vera con una taza de agua ya mezclada con bicarbonato de sodio. Lo mismo se puede hacer usando glicerina también. Una vez preparadas estas mezclas, puedes aplicarlas en un cepillo de dientes y cepillarte los dientes.

¿Cuándo necesito ver a un dentista?

Cuando las capas de placa y sarro se desarrollan con el tiempo, se vuelve difícil o prácticamente imposible eliminarlas con métodos naturales. Además, si tienes un caso grave de sarro y acumulación de placa, es más probable que desarrolles  numerosos problemas dentales, como caries o enfermedad de las encías. Aquí es cuando el dentista o el higienista dental te recomendarán que obtengas ayuda profesional para una buena higiene bucodental. Uno de los tratamientos dentales más utilizados para eliminar el sarro es la limpieza dental profesional.

Consejos para prevenir la acumulación de placa y sarro:

Para detener la aparición del sarro y los problemas dentales que provoca y tener una buena higiene bucodental,  se debe comenzar por parar la aparición de la acumulación de placa en la boca. Echemos un vistazo a algunas formas de prevenir la placa y mantener una salud óptima:

  • Debemos asegurarnos de cepillar los dientes regularmente, al menos dos veces al día.
  • Usar el hilo dental o un irrigador bucal para limpiar los espacios interdentales en la boca.
  • Usar el cepillo y la pasta de dientes correctos ,es decir, un cepillo de cerdas suaves y una pasta de dientes que estén compuestos de ingredientes activos (flúor) para combatir el sarro.
  • Se deben utilizar enjuagues bucales con propiedades antibacterianas.
  • Recuerda visitar al dentista al menos dos veces al año. Esto ayudará en la detección temprana y el tratamiento de la acumulación de placa y sarro, evitando así las posibilidades de desarrollar caries.
  • Hacer los cambios necesarios en la dieta y el estilo de vida, como dejar de fumar o comer más frutas y verduras.

¿Tienes pendiente una revisión con el dentista? ¿Quieres aprovechar todas las ventajas de la limpieza dental?